Guía para cambiar de operador móvil

Cambiar de operador está de moda. En realidad más que una moda es una forma de ahorrar y encontrar el mejor servicio al precio más barato. Y es que sólo en el año 2013 en España ha habido 6,6 millones de portabilidades, nada más y nada menos que dos de cada cincuenta personas han cambiado de operador. Por algo será.

No es de extrañar que se produzcan tantos cambios de líneas. El motivo principal son los OMVs. Y en nuestro país existe una treintena de ellos, cada uno con un sabor, color, precios y filosofía distinta para agradar a todo tipo de clientes. He ahí su éxito. Vamos a ver una pequeña guía y consejos prácticos que nos servirán para cambiar de operador de telefonía móvil.

Cobertura

Lo primero es empezar por la cobertura. De hecho es una de las primeras dudas que surgen a los primerizos. En España sólo tienen licencia para tener red propia (las típicas antenas que podemos ver en carreteras o edificios) cuatro operadores: Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo. Cualquier otro operador funcionará con la cobertura de uno de los anteriormente mencionados. Es decir, elijamos el operador que elijamos, tendremos cobertura en prácticamente el 100% del país. Y con la misma calidad que si contratásemos un operador con red propia.

No obstante, en zonas rurales es posible que unos operadores tengan más cobertura que otros. Bastará con preguntarle a amigos o familiares qué tal es la cobertura con su operador para saber cuál nos interesa más.

Portabilidad

La portabilidad no es más que cambiarse de un operador a otro manteniendo el número de teléfono actual. Es un proceso muy rápido que se ejecuta en un plazo máximo de 24 horas. Además es muy fácil ya que no hay que darse de baja del antiguo operador puesto que el nuevo operador que contratemos se encargará de todos los trámites.

La baja del antiguo operador será efectiva el día que empecemos a tener servicio con el nuevo operador. Esto significa que si somos de contrato se facturará hasta ese mismo día y no el mes completo. En el caso de prepago, todo el saldo que tuviésemos sin gastar se perderá para siempre sin derecho a reembolso.

Contrato de permanencia

Prácticamente ningún OMV tiene contrato de permanencia, por lo que podemos estar tranquilos de contratar, probar y si no nos gusta volver al operador de toda la vida o a otro que nos guste en el momento que deseemos. Los operadores con red propia sí que pueden llegar a tener permanencia, dependiendo de la tarifa que elijamos así como si optamos por pago a plazos, ofertas o subvenciones de móviles.

Otro tema es que ya tengamos contrato de permanencia. En realidad nadie nos ata a un operador si nos queda permanencia. Podemos irnos cuando queramos. Eso sí, pagando una penalización que suele ser proporcional al tiempo que nos queda de permanencia sobre el descuento que el operador nos hizo en su día al comprar el móvil. Por tanto, es una medida disuasoria para no irnos y posiblemente bastante cara.

Mantener nuestro antiguo móvil

Cambiar de operador no implica cambiar de móvil, smartphone o tablet. El operador nos enviará una tarjeta SIM a casa por correo. La SIM es la que contiene nuestro número de teléfono con el nuevo operador. Por tanto, basta con cambiar la antigua SIM por la nueva y listo. Si quieres hacer el cambio en persona, ten en cuenta que no todos los operadores tienen tienda propia. Es más, el no tener tienda propia les permite ahorrar costes y ofrecer tarifas más baratas. En cualquier caso, lo mejor, más rápido y cómo es contratar el servicio online.

El único requisito para cambiar de operador sin cambiar de móvil es que esté liberado o bien sea libre de fábrica. De lo contrario, no aceptará la tarjeta SIM y nos pedirá un código de desbloqueo que podemos conseguir a partir del IMEI.

Operadores baratos y recomendados

Es difícil hacer una selección de los mejores OMVs. Sin embargo, sí podríamos destacar a Simyo por su enorme éxito, Pepephone por su atención al cliente, Yoigo si nos interesa comprar un móvil con un leasing o MásMóvil por sus tarifas configurables. En cualquier caso, hay tres factores principales para decidirse por uno u otro:

  • La cobertura: si nos interesa la cobertura de un operador en concreto, se reduce la lista de OMVs que nos podrían interesar, ya sabes que los virtuales usan la cobertura de un operador con red.
  • La tarifa: la tendencia actual son las tarifas configurables. Eligiendo por un lado cuántos gigas queremos para navegar y cuántos minutos para hablar.
  • 4G: No todos los OMVs ofrecen 4G. Si queremos navegar por LTE, las opciones se limitan a Yoigo, Movistar, Vodafone, Orange, Yoigo y Amena. Dentro de poco también Pepephone.

Así que ya sabes, no te lo pienses más. Es el momento de cambiar de operador y empezar a ahorrar sin pagar más por lo mismo.