Cuánta más capacidad de batería. ¿Mayor autonomía?

Existe la creencia de que cuanta mayor sea la capacidad de la batería de un móvil mayor será su autonomía y más tiempo podremos usar nuestro smartphone sin depender del enchufe. Sin embargo, veremos que esto no es del todo cierto y os vamos a explicar a qué se debe este hecho.

El argumento tiene lógica. Obviamente cuánto mayor energía pueda acumular la batería (lo que se llama en las especificaciones técnicas como mAh, de miliamperio-hora) más tiempo tardará en descargarse y por tanto mayor autonomía. Sin embargo, nos estamos olvidando de todos los componentes que consumen esa preciada energía. Y es que, la capacidad en sí de la batería dice muy poco de su autonomía, también entra en juego el uso, y sobre todo la eficiencia, de los distintos agentes que la consumen.

La pantalla es una adicta de la energía

La pantalla es probablemente el componente de nuestro smartphone que más batería consume. Y aquí si hay una regla de tres directamente proporcional que define el consumo: cuánto más grande sea la pantalla más energía consumirá. Es así.

Por lo tanto, si comparas dos móviles con la misma capacidad de batería en mAh, pero uno tiene una pantalla de 4 pulgadas y otro la tiene de 5,5", ten por seguro que el de 5,5 consumirá mucha más batería a igualdad de horas encendida.

Esto quiere decir que si vas a comprar un móvil, asegúrate que la batería está compensada con el tamaño de la pantalla. Por norma general, los fabricantes cumplen esto y a los móviles más grandes también les ponen baterías más grandes. Pero nunca está de más comparar un poco.

Al procesador también le gusta la energía

¿Sabéis que el cerebro humano es uno de los órganos que más energía consumen? Pues el procesador (ya sea Snapdragon, Apple A9, Samsung Exynos o Kirin) tiene el defecto que también le gusta gastar. Y creedme, los hay más manirrotos que otros. En cuanto a los procesadores, uno de los factores que más intervienen en su consumo es proceso de fabricación. La gama más reciente del mercado tiende a ser de 10nm (nanometros). Cuánto más pequeños sean estos pequeños transistores que alberga el SoC, menor consumo, más eficientes y por tanto mayor autonomía de batería.

Volviendo al tema de las pantallas. Existen dos tipos principales: las LCD IPS y las AMOLED. Por su tecnología para crear luz y colores, las AMOLED son bastante más eficientes que las convencionales. O lo que es lo mismo, dos móviles con la misma batería pero uno con LCD y otro con AMOLED, tendrá más autonomía El Segundo caso, por ser más eficiente.

Sistema operativo

En el punto anterior decíamos que el procesador es el cerebro, pero a diferencia de los humanos, el procesador corre un software que es lo que le permite hacer todo lo que hace. Conectarse a la red, abrir una aplicación, poner música (no olvides que los altavoces también consumen) o esas bonitas animaciones que ejecuta la pantalla cuando cambias de aplicación. Todo esto, en gran medida lo hace el sistema operativo. Y un sistema operativo puede estar más o menos optimizado.

Existen dos SO principales: iOS y Android. Este último siempre ha tenido la fama de ser poco eficiente, mientras que Apple desde el principio se centró en hacer de iOS una plataforma eficiente. Todo sea dicho, para poder montar menor batería y por tanto conseguir móviles de menor grosor.

Sea como fuere, todo indica que un iPhone siemore tendrá más autonomía que un Android que monte exactamente la misma batería.

Aplicaciones

De lo que no hay ninguna duda es que las aplicaciones van a condicionar mucho el tiempo que puedas estar usando tu smartphone sin depender de un enchufe (o de una bateria externa portátil). Y es que no es lo mismo escuchar música con auriculares que con el altavoz, tampoco es lo mismo ver un vídeo (incluso más de una vez habrás notado que después de cierto tiempo de reproducción el móvil se calienta) que ver fotos.

También dependerá del uso que hagas de Internet. No es lo mismo usarlo de forma puntual que tragarte tu timeline de Facebook o Twitter media hora...

Por supuesto también depende la intensidad del brillo de la pantalla (que podemos controlar) y en definitiva, todo lo que hagamos con el móvil. Simplemente quería aclarar que no todos los usos implican el mismo gasto energético.

Conclusión

Al comprar un móvil nuevo, fíjate en la capacidad de la batería, pero también en el tamaño de pantalla (y contrástalo con otras alternativas), el tipo de pantalla (recuerda, las AMOLED son más eficientes) así como el sistema operativo (un iPhone a igualdad de condiciones debería durarle más la batería, pues su software tiende a ser más eficiente). En cualquier caso, es lógico que busques siempre los móviles que tienen más capacidad de batería en mAh.

Otro truco es comparar la autonomía que te indica el fabricante. Normalmente te dan autonomía en standby, en llamada, en reproducción de música y audio... Si bien los datos no son del todo reales (los realizan ellos mismos en condiciones óptimas, y los métodos pueden no coincidir con los de otros fabricantes), sin duda es un factor más a valorar antes de lanzarnos a comprar un móvil con mucha autonomía de batería.