Actualización OTA

Una actualización OTA (del inglés Over the Air) es una actualización del sistema operativo de nuestro teléfono móvil a una versión superior que se realiza desde el propio terminal sin necesidad de ordenador. La descarga del sistema operativo se puede realizar vía WiFi ó 3G/4G y al no necesitar un ordenador, es mucho más sencillo instalar en nuestro móvil la última versión.

Otra ventaja de las actualizaciones vía OTA es que la descarga que hay que realizar es mucho más pequeña. El motivo es que sólo es necesario descargar la parte del sistema operativo que cambia en la nueva versión, ahorrando tiempo y megas si la descargamos desde la red 3G del operador.

En contrapartida a las actualizaciones OTA, existen las actualizaciones que se realizan desde un ordenador. En este caso, debemos conectar el móvil al ordenador, instalar una aplicación específica, descargar la imagen completa del sistema operativo (que puede rondar alrededor de 1 ó 2GB) y como último actualizarlo. Sin duda más complicado y más lento que actualizar desde el móvil con dos o tres toques de pantalla.

Otro punto fuerte de las actualizaciones tipo OTA es que no perderemos los datos que tenemos en el terminal después de la actualización. Así pues, conservaremos todas las aplicaciones, fotos, vídeos o configuraciones. No obstante, es recomendable hacer una copia de seguridad por si algo saliera mal en el proceso.

En la actualidad la mayoría de sistemas operativos y plataformas para smartphones soportan la actualización vía OTA, tales como iOS, Android, Blackberry 10 OS o Windows Phone, por lo que resulta muy sencillo mantenerlos actualizados al día.