IMEI

El IMEI (del inglés International Mobile Equipment Identity, Identidad Internacional de Equipo Móvil) es un número de 15 dígitos que identifica de forma única a un teléfono móvil o cualquier otro dispositivo (modem, router, tablet...) que se conecte a redes GSM, UMTS o LTE. Es por tanto, a grandes rasgos, la matrícula que identifica a un móvil ante la red móvil de un operador.

Al realizar una llamada o conectarse a una red, el móvil transmite al operador el IMEI del terminal por lo que en todo momento la compañia telefónica conoce qué terminal (marca, modelo...) está accediendo a la red. Por este motivo, el IMEI sirve para bloquear móviles robados impidiendo que puedan acceder a la red. También sirve para liberar el teléfono móvil ya que el código de liberación está asociado al IMEI.

El IMEI de un terminal suele estar impreso debajo de la batería o en una pegatina en la caja del móvil. Por ejemplo, el iPhone lo tiene impreso en la carcasa trasera. Otra forma de averiguar el IMEI es marcar la secuencia *#06# para que aparezca en la pantalla del dispositivo.

Estructura del IMEI

El IMEI se subdivide en varias partes siguiendo la siguiente estructura: XXXXXX YY ZZZZZZ W. Cada parte tiene un significado distinto, a saber:

  • TAC (XXXXXX): seis cifras en las que las dos primeras identifican el país de fabricación.
  • FAC (YY): dos cifras que identifican al fabricante del terminal.
  • SNR (ZZZZZZ): se compone de seis cifras. Es el número de serie del terminal.
  • SPARE (W): es un dígito de control que se calcula a partir de los catorce números anteriores. Por tanto se usa para saber si el IMEI es válido o no.