Touch ID

Touch ID es el nombre con el que ha bautizado al sensor de huellas dactilares del iPhone. Es un sensor de 360º, lo que significa que reconocerá nuestra huella dactilar sea cual sea la posición en la que coloquemos nuestro dedo. Está colocado en el mismo botón home, por lo que basta con colocar el dedo y pulsar el botón para desbloquear el teléfono prácticamente al instante.

Apple ha pensado en la seguridad y privacidad de su lector de huellas. La información de nuestra huella nunca sale del iPhone, es decir, no se almacenará ni en iCloud ni se enviará a través de Internet. Además, la información de la huella se guarda de forma segura en una parte segura del chip A7 (en el iPhone 5s) o en el chip A8 (en el iPhone 6/6 Plus). Es más, ninguna aplicación instalada en el iPhone podrá acceder a esta información, estando reservada exclusivamente para el sistema operativo.

Por tanto, Touch ID sirve para debloquear el terminal y realizar compras en la App Store, iTunes Store y iBookstore, sustituyendo las contraseñas. Desde iOS 8, las aplicaciones de terceros también pueden solicitar acceso (al abrirla, modificar la configuración o ver ciertos datos) a la huella dactilar.