Resistencia al agua de tu móvil y certificados IP ¿qué significan?

En los últimos años han sido muchos los fabricantes que han empezado a lanzar al mercado teléfonos móviles resistentes al agua. No es que estemos con el móvil todo el día metidos en el agua, aunque en verano no deja de ser útil para hacernos fotos dentro de la playa o la piscina.

La resistencia al agua es verdaderamente útil en el día a día. Todos conocemos a alquien al que alguna vez se le ha caído el móvil al baño, o lo han estropeado derramando una taza de café encima. Y en estos escenarios, en estas rutinas del día a día es donde la resistencia al agua y al polvo de nuestros terminales nos podría salvar de más de un apuro.

La certificación de un móvil se conoce como grado de protección IP, amparado bajo la norma IEC 60529 Degrees of Protection. Como vemos, tiene varios grados que vamos a ver a continuación.

En primer lugar hay que destacar que la certificación que ofrece un fabricante consta de dos números. Algunos ejemplos son IP67, o IP68. Pues bien, el primer número hace referencia a la entrada de polvo a las "tripas" de nuestro móvil, mientras que el segundo número hace referencia al grado de protección ante el agua, desde salpicaduras hasta inmersiones y uso continuado bajo el agua.

Protección al polvo

La protección al polvo la indica el primer dígito. Cuanto mayor sea, mejor. Se mide por los siguientes niveles:

  • 5: es posible que entre polvo, pero no debería interferir con el correcto funcionamiento del terminal.
  • 6: el móvil está completamente protegido ante la entrada de polvo.

Protección ante líquidos

El segundo dígito de la certificación IP mide la resistencia al agua. Al igual que el indicador de polvo, cuanto mayor sea, mejor:

  • 7: A un móvil con este grado de protección no debería afectarle el agua. Técnicamente, el móvil debe soportar la inmersión completa a 1 metro durante al menos 30 minutos.
  • 8: Protección completa ante una inmersión y continua al agua, y no debería entrar agua en ninguna circunstancia.

En el mercado actual, tenemos muchos móviles resistentes al agua y al polvo. Por ejemplo, el nuevo iPhone 7 tiene una resistencia IP67, el Samsung Galaxy S7 tiene certificación IP68, lo que significa que ambos terminales tienen la misma resistencia al polvo, mientras que el Galaxy S7 tiene una mejor resistencia al agua que el iPhone.